Libros

RESEÑA: PLAYLIST – Las Canciones de mi Muerte

Buenas tardes, estimados seguidores del blog. Sí, dos reseñas en menos de una semana, ¿lo pueden creer? En ésta ocasión les traigo una de la novedades de agosto que envió Editorial Océano, a los cuales les agradezco por su colaboración y por la confianza que depositan en mí mes a mes.

Como siempre, vamos a poner un poco de música para hacer la lectura de la reseña más entretenida; es la lista de canciones que se nombran en el libro. Abran el link, suban el volumen.

Allá vamos.

FICHA TÉCNICA

  • Título: PLAYLIST: Las canciones de mi muerte.
  • Autora: Michelle Falkoff.
  • Editorial: Del Nuevo Extremo.
  • Páginas: 288.
  • ISBN: 978-987-609-597-6

SINOPSIS: Para entender lo que pasó con su mejor amigo Hayden, Sam tiene que confiar en la lista de canciones y en su memoria. Pero cuanto más escucha se da cuenta que su memoria no es tan confiable como creía. Especialmente cuando alguien que pretende ser Hayden le manda mensajes enigmáticos, al mismo tiempo que comienza una serie de ataques contra los matones que le hicieron la vida imposible a su amigo.
Sam sabe que tiene que enfrentar lo que ocurrió esa noche. La única manera: quitarse los auriculares y abrir los ojos a las personas que lo rodean (incluyendo una chica excéntrica e impredecible, también llena de secretos) para poder desentrañar la historia de su mejor amigo.
Y quizás llegar a cambiar la suya propia.

Aviso de antemano que en la reseña hablaré de mi forma de ver a los personajes, contando un poco de la historia, pero haciendo hincapié en mi percepción acerca de las personalidades de los personajes. Si no la han leído, recomiendo que no sigan a menos que amen los spoilers. Alerta permanente.

Nunca se debe juzgar a un libro por la portada; ni tampoco creer que una persona es feliz por el sólo hecho de verla siempre sonreír.

El suicidio no es un tema fácil para hablar. Mucho menos para aquellos que hemos tenido un caso cercano. Un caso que nos cambió la vida para siempre.

¿Qué sucede cuando alguien a quien queremos tanto decide quitarse la vida, sin explicación alguna? Sentimos que somos culpables. Repasamos mentalmente cada situación, cada pequeño momento vivido para encontrar la respuesta, pero claro, sólo podemos suponer. Además, descubrir que la persona que hemos perdido tenía secretos, es desolador. Comprender que quizás no conocíamos completamente a ésa persona, que no estábamos tan cerca como creíamos estar… y que ya no hay forma de volver atrás.

Sam ha perdido a su mejor amigo Hayden y atraviesa todas las etapas del duelo en cuestión de días. Está furioso, incrédulo, asustado, abrumado; se siente completamente solo, ahora que la única persona que lo entendía se ha ído. Le dejó una playlist con 27 canciones para que intente comprender por qué ha tomado semejante decisión, y ahora el pobre Sam debe reconstruír su vida, y además cerrar un círculo que parece imposible de cerrar. Conoce a diferentes personajes que van brindándole información sobre lo acontecido en la fiesta que desató todo, la noche antes a la muerte de Hayden.

¿Los personajes? Algunos adorables, otros detestables. Sin embargo, cada personalidad tiene un por qué dentro de tan intrincada situación; son resultado de sus entornos, de sus situaciones familiares. Y además, acrecentaron sus malas cualidades con malas decisiones. ¿Podemos culparlos por ello? No, claro que no. Algunas situaciones son algo cliché de secundario, pero son aceptables en el contexto de creación de la historia, por lo que no me molestan en demasía.

¿La música? Sublime. Oscuridad, desazón, melancolía. Bandas que TODO el mundo tendría que escuchar, con canciones que se acoplan perfectamente al ambiente de la historia. Creo que la autora no podría haber elegido mejor.

¿Lo más importante del libro? La importancia de escuchar y la fuerza de las palabras. Todos tenemos una historia que merece ser contada, y todos necesitamos contarla cuando las fuerzas flaquean. Si alguien te dedica su tiempo y te regala sus palabras, en realidad está abriéndote las puertas de un lugar único y especial. A veces no nos damos cuenta de lo difícil que puede ser para otro mostrar por qué es de determinada forma; la empatía nos cuesta sobremanera. Así que tengamos en cuenta que el otro también es un ser que siente, que piensa y que vibra más allá de nosotros; trabajemos sobre nuestro respeto hacia el prójimo y quizás logremos que se nos respete a nosotros, cuando el mundo comprenda que ahí está la clave.

No creo poder dejar de culparme nunca, pero también sé que es más fácil culparme a mí mismo que al resto, y espero algún día conseguir algo de paz. Porque si ninguno de nosotros es cien por ciento responsable, es porque probablemente ninguno de nosotros podría haberlo detenido, aunque hubiéramos sabido qué era lo que teníamos que hacer. Probablemente tengamos que aceptarlo, de la misma manera que tenemos que aceptar que nunca va a regresar.

¿Qué puedo decir a modo de conclusión? Que sea quien sea la persona que esté leyendo ésto ahora mismo, puede contar conmigo. Hablar sana el alma, y las cargas se vuelven menos pesadas cuando son compartidas. No es bueno encerrarse en los miedos y creer que debemos transitar nuestro camino en soledad; siempre habrá alguien que pueda traer un poco de luz a nuestras vidas, sin importar lo oscuro que todo parezca.

Puntaje final: 4 ⋆⋆⋆⋆| 5

Nuevamente agradezco a la editorial por confiar en mi para reseñar sus hermosos ejemplares.

Nos vemos en la próxima entrada.

Un abrazo, y como siempre, gracias por leer.

Lizz ✩

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s